sábado, 25 de septiembre de 2010

Y esto se acaba

Esto se acaba y yo, que tanto lo deseé, aún no me lo creo. 

Así empecé esta entrada de blog hace unas cuántas horas... Y ahí me quedé porque la tarde se hizo intensa... Demasiados asuntos que cerrar cuando una etapa se acaba.

Son poco más de las doce de la noche, y acabo de cerrar el Hermes y dar por concluido mi trabajo. Ha sido una tarde de despedidas, aunque, curiosamente, no me haya despedido de la persona con la que más he convivido... Será que así, pequeña Cris, las puertas quedan más abiertas para el rencuentro... (Por cierto, que LP tampoco me ha dicho adiós y mira que sé que me quiere) 

Y es que he de reconocer que me da un poco de terror apagar el ordenador, fichar y salir de aquí. Y mira que he deseado que llegara este momento...

He aprendido mucho aquí, de eso no hay duda; y he vivido historias que son las que, día a día, me hacen ser quien soy. "¡Aprovecha la vida!", me decía Fede hace un rato cuando se iba.

En los últimos cinco meses he odiado la forma de trabajar de este diario, pero reconozco que han sido en esos momentos (en los que pensaba que todo se derrumbaba) en los que, al final, siempre ha aparecido alguien para rescatarme, para acogerme en el “Madrid 360”, para mandarme a hacer un reportaje interesante, para decirme las cosas claras, para llevarme de cañas o para darme un beso y un abrazo.

En la sección ha habido cosas muy buenas: la posibilidad de codearme con gente a las que admiro y de hacer, desde primera línea, reportajes de los que me siento orgullosa. Y si lo que menos he soportado han sido algunos comportamientos, a algunas personas... también es cierto que lo que me ha salvado han sido las "otras" personas: las que saben sonreír, con las que compartí el rango de becaria o las de la mesas de los "desterrados".

Aunque si las prácticas han sido duras, lo más absorbente fueron las clases. Y es que... Ay!!, ésta, nuestra particular mili, qué intensísima ha sido. Pero por algo somos el máster que logramos llevarnos bien. Tejimos una red de hilos que hacen que hayamos establecido relaciones muy especiales, y muy diferentes, entre cada uno de nosotros. Y hasta los que al principio pensé que jamás encajaríamos, ahora se llevan un trozo de mí.
Cris y Fer (qué deciros!!), o la dulce Virginia o la loca de Andrea... María Candela (que sé lo mucho que disfrutará en Roma), Taty (compartiremos profesión, Ay!), Martín, tan coherente, y Moncho, siempre sorprende. Las Anas, tan diferentes; Mellado, con la que tanto choqué y que al final acabé entendiéndola, y Fernández, con la que siempre me entendí muy bien. Ay, Nacho, lo que nos hemos reído. Sin olvidar a Pikatoust, Dani y Juanjo, que fueron las primeras ausencias. Cuánto os echaré de menos, masterópodos, a vosotros, a los que sabéis qué es dar clases sin ventanas... un zulo en el que solo nos quedaba la imaginación para soñar el mundo que esperaba fuera.

Estamos llenos de toda esa pasión de la que anoche nos hablaban Cruz y Bárbara. La pasión nos une, por eso tendremos a la suerte de nuestro lado... La energía nos rebosa, y solo tenemos que aprender a canalizarla, a no perder la cabeza... 

No puedo dejar de sentir un poco de vértigo ante la salida, de miedo a que todo se evapore... De sentirme un poco huérfana y desprotegida sin papa Alfonso...  Pero chicos, sé, que aunque el mundo es grande, volveremos a encontrarnos.
Después de tantas palabras escritas, no sé ya cuáles utilizar para describir esta experiencia... Sólo sé que el metro va a cerrar cómo no me vaya pronto... y que ya, inexcusablemente, ha llegado el momento de usar las alas... y volar. 

4 comentarios:

NACHO PRADA dijo...

Vuela, que esta tarde ha salido el arco iris... y la luna se ha llevado al enemigo ("Vuela", de Andrés Lewin... búscala en Youtube). Patri, la noche en que nos despedimos no pude sentir del todo nuestra despedida. Hoy, más que consciente que ayer y menos que mañana, te deseo lo mejor del mundo, para que allá cerca de Cork, seas muy feliz en tu nueva andadura. ¡Vaya andaluza!, ¡Cómo le gusta la lluvia y el cielo gris!

Virginia Saura dijo...

Y volarás muy alto... y pronto estaremos en irlanda para verte. Una de las mejores cosas de este máster han sido las personas, conoceros es lo mejor que me llevo y estoy segura de que la vida nos volverá a juntar, no una, ni dos, sino muchas veces más. Me ha emocionado mucho tu post, un beso muy grande, compañera...

Cris Durle dijo...

Ay Patri... me parece increíble que las puertas del periódico se cierren ya. Pero como te dije en el cuaderno, espero que lo hayas leído, esta aventura se acaba pero pronto volveremos a enrolarnos en otra y juntas, estoy convencida. Quizás por eso Murphy no nos haya dejado despedirnos... Un besote

Patricia Gardeu dijo...

Ay, ay, ay......... Muak!!